Fotografía juvenil

Cumplió los 15 años y recibió de sus amigas uno de esos grandes regalos que conservará para siempre. Nunca había posado para un fotógrafo. ¡Quién lo diría! Estuvo maravillosa.
Cuántas veces oímos eso de…. ¡Quién volviera a tener los 15! Pues no, no vamos a vivirlos dos veces, pero Estefanía, podrá conservar ese recuerdo y el cariño con el que sus amigas demostraron su amistad.

Arancha Benedí fotografía infantil_06
Arancha Benedí fotografía infantil_05Arancha Benedí fotografía infantil_04Arancha Benedí fotografía infantil_03
Arancha Benedí fotografía infantil_07Arancha Benedí fotografía infantil_01Arancha Benedí fotografía infantil_02

Desde Rusia con amor

Y nunca mejor dicho.

Fotografiar la ternura entre una madre y su bebé, es emocionante. 
Pero fotografiar la ternura entre una madre e hija, cuando han pasado más de 30 años y la magia continua, es increíble!

Marina me pidió que plasmara ese mundo tan especial que comparte con su madre, la ternura, los recuerdos de su infancia, ese hilo invisible que une sus almas desde la distancia de miles de kilómetros. Y es que cuando  habla de su madre, le brillan los ojos.

En estos días, en los que ha venido a visitarla desde el otro lado del mundo, a Marina se le llena la mirada.

Solo les pedí que se olvidaran de la cámara, y fueran ellas. Y entonces, empezó la magia.

 Almas gemelas y  dos rostros diferenciados únicamente por el paso del tiempo.