Fotos de Comunión

Fotografía de Comunión

Obtén tu álbum digital de comunión

La Comunión, es un evento único en la vida de los más pequeños. Se trata de un día donde todos nos rodeamos de familiares y amigos para celebrar que el niño está creciendo y entrando en una edad mucho más madura.

No podemos evitar que el momento llegue, pero si guardar y entregar un recuerdo a los más allegados realizando un reportaje de fotos de Comunión.

Este tipo de sesiones, se pueden realizar al gusto de la familia y del niño, queremos que cada book de fotografía sea diferente. Es una manera de que el más pequeño tenga unas fotos de comunión que le representen y que se sienta cómodo mientras las realiza. Queremos que los niños estén a gusto y les encante la experiencia, que tengan ganas de divertirse con ello.

Foto de comunión en Zaragoza

Prepárate para tú sesión de fotos

Cada niño es diferente, y por lo tanto, cada reportaje de fotografías de comunión también lo es. En estudio o en exterior, donde se adapte más a la forma de ser de la familia. También podemos combinarlo.

Todos sabemos de todos los preparativos que conlleva la celebración de la primera comunión. Pero de todos ellos, las fotos de comunión es el único que permanecerá en el tiempo. Sin él, la imagen se borrará y hará imposible fabricar el recuerdo de esa expresión propia de la infancia. Porque no solo hacen la comunión, son los últimos resquicios de la niñez y no podemos evitarlo, pero si recordarlo.

Qué mejor regalo por parte de abuelos o padrinos, que aquel que durará para siempre.

Nuestra fotografía de comunión es creativa. A veces, alocada, divertida y espontanea como son ellos, y otras, hacemos uso de la iluminación para crear imágenes más pictóricas que nos cuentan historias desde la más pura sensibilidad rozándonos el alma.

Unos pequeños consejos, harán que sesión fotográfica resulte más fácil y más relajada, tanto para el niño/a como para los padres.

La sesión de fotos de la primera comunión duran entre hora y media y dos horas. A veces se alarga un poquito más.

No te sorprenda, si el día de las fotos, vuestro hijo está más nervioso de lo normal, después de todo, no es una experiencia normal en su vida cotidiana, y lo desconocido siempre asusta. Relájale diciéndole que va a ser algo divertido, como un juego, y que todos lo pasaremos bien.

Si la sesión es por la tarde, es recomendable que haya tomado ya la merienda para que no le entre hambre durante el reportaje de comunión y se ponga más alterable. Pero si no quiere merendar, no le fuerces, porque es fácil que los mismos nervios por la sesión fotográfica, no le permitan comer.

No le digas que cara debe poner o como debe sonreír, para no restarle espontaneidad. Los niños son imprevisibles, los hay más tranquilos y los hay más nerviosos, por eso es importante darles el tiempo que necesiten para relajarse, conectar con ellos y poder disfrutar todos de las fotografías de la comunión. No hay prisa y nos tomaremos el tiempo que necesitemos.

Si queréis hacer fotos con hermanos pequeños, tened en cuenta que enseguida se cansan y se aburren, por eso es recomendable que alguien se los lleve al parque, a tomar algo o a dar una vuelta.

Es recomendable, que durante el reportaje de comunión se quede un adulto que de seguridad y confianza al niño, no para decirle como tiene que sonreír o posar, y mucho menos para recriminarle, sino para darle serenidad y que se sienta más natural y relajado.

Sé el protagonista de esta aventura

Hablad con vuestros hijos sobre la sesión de fotografía de comunión, que se sientan protagonistas y vengan con la tranquilidad de que vienen a pasarlo bien. Ellos también pueden decidir alguna fotografía que deseen hacerse, o traer su juguete preferido o alguno de sus hobbies.

Son solo algunas ideas que la experiencia de trabajar con niños nos enseña. No podemos decir que sean infalibles, pero en la mayoría de las situaciones funcionan bien y favorecen la buena marcha de la sesión.

Creemos que los niños deben disfrutar de esta experiencia como si fuera toda una aventura. El día de la Comunión, es un momento donde todo niño se siente protagonista, ¿por qué no también el día de la sesión de fotos de Comunión?.

Atrapa cada uno de los momentos de su niñez en un álbum. Los niños se hacen mayores, pierden la inocencia y la espontaneidad, pero siempre podrás recordarlos en su etapa más natural realizando una sesión de fotos de Comunión.

Disfruta para siempre de esta bonita experiencia. Os lleváis un momento de vuestra vida, que podréis rememorar cuantas veces queráis, disfrutemos de él todo lo que podamos.

Arancha Benedi: Fotografía de Comunión

Toda una vida realizando fotos de comunión