Diario de la India / Día 5 (Despedida)

7 de febrero 2016

Despedida de la Fundación Vicente Ferrer

Hoy acaban nuestros días en la Fundación. No sé si podemos resumir lo que significa marcharnos de allí, pero si tuviéramos que elegir una palabra para este día, sería TRISTEZA.

El viaje continua, aun nos queda una semana y varios rincones por visitar. Pero de alguna manera, somos conscientes de que lo más intenso y vivo del viaje termina aquí. A partir de ahora, seremos unos turistas más de la India.

Lo que hemos vivido en cada aldea, los momentos compartidos con la maravillosa gente de Anantapur, la protección y mimo con que nos ha obsequiado cada día la Fundación y los grandes momentos que nos han hecho sentir, formarán parte ya para siempre de algo muy importante en nuestras vidas…

Cerramos definitivamente la habitación 31, que nos ha regalado tantos momentos maravillosos en un espacio muy breve de tiempo.

Juntarnos todos a compartir juntos una cerveza y unas risas a última hora del día será más complicado a partir de ahora, y seguro menos entrañable.

Aquí se creó un gran lazo entre nosotros, aunque creo que realmente no fuimos conscientes hasta que llegamos a nuestras casas de lo que hemos vivido y de lo hemos dejado allí.

Ojalá logremos mantener ese hilo afectivo que se creó en la India, en los que fueron seguro, algunos de los días más intensos de nuestra vida.

Subimos en los coches, los mismos que cada día nos habían llevado de aldea en aldea. Mientras la “Señorita” suena en el cd del todo terreno. Nos vamos de allí, con la misma música que pocos días antes nos trajo, aunque hoy suena mucho más triste.

Y así, con los corazones encogidos, nos alejamos de la Fundación Vicente Ferrer, inmensamente agradecidos por lo que hemos vivido allí y con la certeza de que algo ha cambiado en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve este gran enigma, gracias. *