Recién nacido

Hay algo que se mueve por dentro cada vez que realizo una fotografía a un recién nacido. Ese pequeño milagro de la naturaleza que nos mira, que mira de una forma irrepetible, la de quien descubre el mundo por primera vez.
¿Cómo sería ahora poder ver el mundo así, como si no lo hubiéramos visto y sentido nunca?
Inquietante.
Cómo fotógrafos, y como personas, sería una maravillosa forma de reaprender a mirar.
Estos pequeñajos, nos ayudan a redescubrir la vida.
Me encanta, por un ratito, percibir desde su mirada, desde esa fragilidad que nos recuerda que dependen de nosotros, pero nosotros también de ellos. Es un lazo, en dos direcciones, que une dos almas para siempre.

Recien nacido
Recien nacido
Recien nacidoRecien nacidoRecien nacidoRecien nacidoRecien nacidoRecien nacidoRecien nacido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve este gran enigma, gracias. *