ROCK

Estoy loca por mi socio, buena gente donde los haya. Algo peludo, y con “mucho morro”. Fidelidad, sin límites, acompañante incondicional,  con una mirada que me enamora.

Mientras trabajo en el ordenador, noto su calor en mis pies. Y de vez en cuando, se levanta, y con su pata sobre mi rodilla, reclama su ración de mimos. ¡Cómo para resistirse!

Nunca se queja, al mínimo gesto hacia él, enloquece de felicidad, juguetón, bonachón e inseparable compañero.  Desde un rincón del estudio, me observa paciente mientras hago las sesiones, y al finalizar, me ayuda a recoger, eso si, a su manera….

El otro día le pedí que posara para mí. Y lo hizo! así de guapo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve este gran enigma, gracias. *