Ser madre

Doy todo lo vivido por bueno si cada uno de los retazos de mi vida eran necesarios para que un día nacieran ellas. Doy por bueno lo vivido si ello me ha dado la sensibilidad para comprenderlas, para quererlas como las quiero, para sentir cada día lo que siento. Llenan de amor todos los vacíos del alma, que con el tiempo, lejos de decaer, se hace más y más grande. Es inútil buscar palabras para describir el sentimiento de la maternidad, porque jamás alcanzan. Decir ¡Os amo! Se queda tan corto….

Un trípode, un disparador y el resto fue querernos, mimarnos, sentir, disfrutar y retener ese instante. Ya es nuestro, para el resto de nuestra vida.

Pasarán los años, pero estas imágenes y estas sensaciones nos quedarán para siempre. Es la magia de la fotografía, que nos regala una y otra vez los instantes memorables, para que se queden grabados para siempre en nuestra retina y en nuestro corazón. .

Mis hijas me recordaron, cuanta gente se llevaba su reportaje fotográfico y nosotras no teníamos el nuestro. ¡Cuánta razón tenían!.






One thought on “Ser madre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve este gran enigma, gracias. *